12 gestos que de seguro odias de tu jefe

Considerando que no todos trabajamos en un ambiente idílico y que la oficina puede ser una fuente inagotable de estrés para más de uno (y quizá por eso te estás tomando una pausa leyendo este artículo), es posible que una de las razones de ese ambiente sea producto de un jefe que no sea precisamente el más empático de todos… y no tiene ningún reparo en demostrarlo a través de estos 12 gestos y actitudes -realmente enervantes- que ha recopilado  Carol Kinsey para Forbes mediante una encuesta a más de 200 empleados. ¿Cuál creen ustedes que sea el peor de todos? aquí van:

1- Hace gestos distraídos (como por ejemplo, practicando un swing de golf) a mitad de una conversación (demostrando su gran interés en el asunto)

2- Constantemente interrumpe tu intervención expresando ideas que demuestran a todas luces… que no estaba poniéndote atención en lo absoluto.

3- En los pasillos, literalmente ignora a sus subordinados, asegurándose de saludar a sus iguales (y ni hablar de sus superiores).

4- Tuerce los ojos y exhala con fastidio apenas contradices su punto de vista.

5- Usa todos y cada uno de los indicadores de falta de interés en una conversación: Mira hacia otro lado, se arrellana en la silla, juega con un accesorio, se cruza de brazos o gira todo su cuerpo lejos de tí.

6- Cuando se dirige a una mujer pareciera que estuviese entablando una conversación con su escote.

7- No deja de navegar en internet, revisar papeles, atender llamadas e incluso cortarse las uñas al reunirse con un empleado.

8- Declara una política de “puertas abertas”, pero frunce el ceño cada vez que alguien entra a su oficina sin anunciarse.

9- Con incómoda frecuencia convoca reuniones… a las que “olvida” presentarse.

10- Es capaz de acariciar la cabeza de un empleado al decirle que hizo un buen trabajo. (¿Qué tan incómodo puede llegar a ser esto?)

11- Cuando al fin se decide a visitar tu lugar de trabajo, parece más interesado en lo que estás haciendo en tu monitor o los papeles que están en tu escritorio, que en lo que estás diciendo.

12- En plena reunión no tiene reparos en “silenciar” a un subordinado haciendo el consabido ruido de “shhh…” mientras mueve los dedos en el aire como quien cierra la boca con un zíper.

 

Fuente Original: Carol Kinsey Goman para Forbes

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. adrian dice:

    tal cual… la primera es la que mas odio!!! jejeje

Dejanos un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s