Abrí la boca y quedé pegado

Una costumbre muy latina es la imporvisación en la asignación de recursos. No digo que se dé en todos lados pero es un mal que abunda.

Cuando en pos de ser proactivos enunciamos a quien reportamos jerárquicamente que estamos con tiempo, es muy probable que nos asignen una tarea denominada “aislada” o “puntual”.

Y aquí radica el principal peligro.

Generalmente dicha tarea es la punta del ovillo de un gran “muerto en el placard”. Muerto (conjunto enmarañado de problemas a resolver) que nadie quiere despertar hasta que un buen samaritano comete el gravisimo error de “abrir la boca” y por arte de magia la asignación de la palita para desenterrarlo por parte de nuestro jefe cae en nuestras manos.

Si podemos resolver “la tarea asignada” nos convertiremos en “experto” del tema de la noche a la mañana y nunca más nos libraremos del “muerto”.

¿Acaso no te ha pasado alguna vez?

Dejanos un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s