Cuándo decir “no” a un ascenso

En una práctica que, si está bien preparada, puede dar buenos resultados, muchas empresas buscan sus directivos entre sus propios equipos.Conocen bien la empresa, los clientes, están adaptados a la cultura y la empresa ha comprobado en la práctica su desempeño.

Suele decirse que en ocasiones, cuando no se prepara el tránsito suficientemente, si la empresa asciende una persona profesional a directivo, pierde un buen profesional y gana un mal directivo. Por alguna razón, suele pensarse que las competencias necesarias para  gestionar un área del negocio son casi iguales a las del técnico, lo cual no es cierto; o que a ser directivo se aprende solo, o que no tiene muchos requisitos adicionales, lo cual pone en poco valor el trabajo de los directivos de esa empresa.

También se dice que hay tres cosas que hay que preguntarse ante un nuevo reto profesional: si se quiere, si se puede y si se tiene capacidad. Si hay un ofrecimiento de ascenso, está claro que la opción de "se puede" hay que marcarla: la opción está ahí. Luego vendría el "se quiere" y esto es tan personal, tiene que ver con tantos aspectos, que no podría decir nada más que es uno mismo quien debe contestarse. Esto parece obvio, pero tengamos en cuenta cuántas veces hacemos algo porque quieren los demás y no nosotros mismos (responder a sus expectativas, no defraudar, razones de estatus o de dinero que interesan más a otros que uno mismo…).
Ver más en Blog de Félix Peinado

Dejanos un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s