El problema del Ego en el Emprendedor

El primer paso que mide el ego del emprendedor se sitúa precisamente en estos cambios, cuando un proyecto debe transformarse de mayor a más pequeño por no poder abarcar todo lo deseado en las condiciones deseadas. Ser sinceros con nosotros mismos es fundamental desde el minuto uno, para evitar decepciones que perjudiquen radicalmente al proyecto. La experiencia me dice que el exceso de ambición puede ser el mayor problema al que nos enfrentaremos al iniciar un proyecto.

Pedir ayuda a otros y saber reconocer los errores son dos parámetros que no están al alcance de todos los emprendedores. La valentía de dar el primer paso para emprender debe estar ahí, pero no convertirse en un concepto al que recurrir siempre. No está de más saber dar un paso atrás cuando sea necesario para evitar que el proyecto cambie de camino y penetre en derroteros que, a la larga, no serán favorables. Los emprendedores somos humanos y también cometemos errores.

Guarda una ración de ego para reconocer el trabajo bien hecho en frentes ajenos, incluso cuando se habla de la competencia, y sé elegante contigo mismo y con los que te rodean. De nada sirve mostrarse crítico por sistema contra los competidores, que podrán hacerlo mejor o peor, pero que están ahí y merecen todo el respeto posible. Es más, puede producirse lo que llamo la ceguera del emprendedor, que es considerar nuestro proyecto superior por decreto, y un defecto grave.

Ver más en Capital Humano

Anuncios

Dejanos un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s