¿Eres el dueño de tus emociones en tu trabajo?

Eres el dueño de tus emociones en tu trabajoEn ocasiones muestran nuestros lados más ocultos y vulnerables. Típicamente nos arrepentimos de la reacción mostrada, en muchos casos incluso en cuestión de minutos, a veces pueden pasar meses. Esto no tiene que ser así.

1. Deja pasar 24 horas antes de responder a un mail: después de las primeras 24 horas sueles tener una imagen más real de un acontecimiento que ha impactado tus emociones de manera negativa. En vez de seguir el primer impulso y dar una respuesta inmediatamente dejar pasar 1 día. Si eres capaz de no hacer clic en el botón “enviar”, deja redactado el correo pero no lo envíes. Con eso ya se te habrá pasado la primera ola de cabreo.

2. Ponte en la piel de la otra persona: no siempre pero a veces puede ayudar ponerse en la piel de la otra persona. Hay que hacer el esfuerzo para entender el por qué de un comportamiento que a primera vista como poco nos parece extraño. En algunos casos la empatía puede darte las primeras pistas.

3. Busca el “cara a cara” para comunicar: enfrentarse cara a cara suele quitarle mucho hierro al asunto. Si no se trata de 2 enemigos íntimos de toda la vida en general ambos harán un esfuerzo en encontrar un compromiso. Es más fácil utilizar palabras duras y directas que además se van a interpretar mal cuando no vemos la reacción del recipiente. Comunicamos con mucho más cuidado cuando estamos delante de una persona.

4. Tener tiempo para si mismo: hay cosas que se tienen que reflejar. Tener tiempo para ti mismo te ayuda a procesar la información y pensar en consecuencias por dejarte llevar por tus emociones. Si eres emprendedor que se deja llevar por las emociones positivas, piensa que aunque pienses ahora que podrías conquistar el mundo, no tienes los súperpoderes de Superman y necesitas tus pausar para cargar las pilas.

5. Supéralo y avanza 24 horas en el tiempo: hará 10-15 años que no era el dueño de mis emociones. Tenía reacciones impulsivas que al final siempre me perjudicaban a mí mismo independientemente si tuviera razón o no. No es relevante al final. Para seguir avanzando lo mejor es poner esas emociones en una esquina e imaginarte que ya has viajado 24 horas en el tiempo donde todo se observa con otra perspectiva. ¡Supéralo y no dejes que te afecte!

Ver más en Marketing de Guerrilla

Dejanos un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s