¿Estamos preparados para conseguir nuestros sueños sin interferir negativamente en ellos inconscientemente?

El autoboicot, la autodestrucción, las profecías autocumplidas o la exigencia extrema son manifestaciones algunas veces conscientes y otras no tanto, de que una persona se encuentra incapacitada emocionalmente para concretar sus ideales, ya sea en el plano laboral como en la vida.

Esta incapacidad no proviene de la falta de conocimiento, aptitud o recursos económicos si no que emerge de lo profundo de la psiquis con creencias arraigadas en la infancia del tipo: no merezco, no puedo, no sirvo, no soy el mejor, no tengo suerte, no es lo mío, mejor no intento.

Muchas teorías psicoanalíticas sostienen que la ausencia afectiva, la desatención o sobreprotección en los primeros años de vida de la persona conforman un mapa de creencias nocivas interconectadas entre sí que puestas en funcionamiento en la vida adulta desencadenan personalidades saboteadoras.

Freud llama a esta forma de pulsión que anula el placer y vigoriza el sufrimiento como masoquismo emocional.

  • Aferrarse al dolor
  • Enamorarse de la piedra en la mitad del camino
  • Paralizarse por miedo al cambio o a tomar nuevos rumbos
  • La ansiedada
  • La falsa autoestima
  • La victimización
  • La culpa

son los patrones de conductas más comunes entre quienes son proclives a la autodestrucción.

Cabe destacar que muchos de estos aspectos operan de manera inconsciente, y tal como Santiago, la persona no encuentra una respuesta racional a su aparente mala fortuna o fracasos sucesivos. Aún siendo brillantes, creativos, inteligentes o talentosos simplemente los resultados son siempre los mismos.
Malos.

De hecho es muy probable que tanto un empleado que no consiga nunca el ascenso esperado, o el emprendedor que no logre ver triunfar su proyecto acepten el dolor que conlleva la insatisfacción culpando al entorno, a la política, a las personas que lo rodean y hasta a los astros o al karma.

No hacerse cargo de que uno mismo es su propio generador de frustraciones es el primer fantasma que hay que eliminar para comenzar el importante paso de perseguir y concretar un sueño de negocio o personal.

Ver más en Dattamagazine

Dejanos un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s